La novela gráfica que hace lectores

novel·la gràfica
La novela gráfica de calidad es una herramienta pedagógica magnífica ya que atrapa en la lectura a todo tipo de niños y niñas, sea cual sea su competencia lectora, tal como demuestra el éxito de la colección «Agus y los monstruos».

Hay profesores que piensan la novela gráfica es algo poco más complejo que un cómic y, en consecuencia, creen que leerlas no lleva a sus alumnos a los «libros de verdad». ¡Qué error! Existen novelas gráficas excelentes, que exigen las mismas habilidades lectoras que los «libros de verdad».

El hecho de que «Agus y los monstruos» requiera a los lectores entender e interpretar la información de una manera diferente a la habitual, porque incorpora texto e imagen, no es un obstáculo para que, al mismo tiempo, consigan un vocabulario elevado y ejerciten la decodificación y comprensión de textos, el proceso básico de toda lectura.

Pero «Agus y los monstruos», además, tiene tres niveles que la hacen una colección idónea para niños y niñas de diferentes grados de competencia lectora, llegando a captar la atención de todos. Se trata de tres niveles independientes y, al mismo tiempo, complementarios:

  • la narración de la historia en primera persona (Agus cuenta los hechos);
  • los bocadillos que contienen los diálogos, pensamientos y actitudes de los personajes;
  • y la ilustración que muestra los eventos y las situaciones, lo que permite generar hipótesis e inferencias.

Gracias a esto, quienes se enfrentan al texto se encuentran cómodos y tienen una experiencia lectura satisfactoria: la de ser capaces de entender y acabar el libro. Curiosamente, el formato también resulta motivador para los lectores más adelantados, que pueden hacer lecturas con un sentido más amplio.

novela gráfica

Es por eso que «Agus y los monstruos» es una colección ideal para interesar a toda una clase, tenga la competencia lectora que tenga cada alumno o alumna.

Por otro lado, el componente visual motiva a los niños y las niñas, y el lúdico favorece el trabajo y el estudio. Es así que, para los profesores, la colección es una herramienta ideal para animar la lectura y proponer infinidad de actividades.

Historias divertidas y ocurrentes

Más allá del trabajo que se puede hacer en la escuela, ¿qué es lo que hace «Agus y los monstruos» tenga tantos lectores? Además de los aspectos que se relacionan con el género y el formato, la colección propone historias divertidas y ocurrentes, con un ritmo ágil y un estilo directo, que atrapan al lector.

Los conflictos y los temas que se plantean en las historias interesan a los niños y las niñas porque se sienten interpelados de manera directa (sobre todo porque son tratados de tú a tú, sin lecciones). Por otro lado, la historia promueve valores universales que los niños y las niñas comparten con naturalidad: la amistad, la necesidad de reflexionar, la solidaridad, el esfuerzo, el derecho a la diversidad, la lucha contra la injusticia, la colaboración y el trabajo en equipo, el compromiso, la empatía y el humor…

novela gráfica

Los personajes

La colección presenta una galería de personajes muy diversos (Agus, Lidia y una pandilla de monstruos) que permiten que los lectores tengan muchas posibilidades de identificarse con uno o otro personaje. Al mismo tiempo, la amabilidad de los personajes hace que el lector se encuentre cómodo porque nunca hay una actitud negativa hacia alguna manera particular de ser.

Por último, otro aspecto que explica el éxito de la colección es el uso de la presentación de la literatura y la lectura (a partir de los libros que leen los personajes) como una actividad lúdica, placentera y divertida. Como una experiencia personal pero también colectiva que nos conecta con el mundo y con los otros.